Sabe que…

La afinación es una práctica que periódicamente se debe realizar para optimizar el uso del piano y corregir los desajustes derivados de su exposición a los cambios atmosféricos , la tensión disipada o los posibles cambios de ubicación y traslados. En el caso del piano el temperamento igual es el método de afinación más utilizado en la actualidad.

Para aquellos pianos que durante unos años no han sido afinados es recomendable realizar una subida de tono gradual para hacer posible una afinación más estable.

¿Porqué se tiene que afinar?

Le ofrecemos asesoramiento e información personalizada referente a su piano.
Es recomendable situar el piano lejos de las fuentes de calor cómo un calefactor, estufas, radiadores o con el contacto directo con la luz del sol a través de las ventanas o puertas. Si se realiza una afinación periódica se afavorece la estabilidad de la afinación y la turgéncia del instrumento, mejorando su rendimiento y conservación.
Recomendamos la afinación del piano almenos una vez al año

El sonido del piano afinado se determina por unas normas acústicas y frecuencias estandarizadas. El método tradicional de afinación requiere el uso de un oído entrenado y con la experiencia suficiente para distinguir las frecuencias y armónicos propios de la nota musical sonando por sí sola en unísono e integrada en los intervalos armónicos. Cada intervalo ofrece unas posibilidades armónicas que a la vez se relacionan con las posibilidades del instrumento. Este método permite detectar las anomalías y deterioro del instrumento así como su calidad, de esta manera se puede minimizar los efectos de inharmonia o la sensación de ruidos en el sonido final. Este método sigue siendo el más utilizado.

Los fabricantes de dispositivos para ofrecer la mejor calidad en su producto, contemplan en sus capacidades técnicas y de construcción, los límites estandarizados. De esta manera optimizan el rendimiento y la potencia del piano en las frecuencias derivadas de la nota La 440 Hz con la creciente tendencia a La 442 Hz, permiten a diferentes tipologías de instrumento y según su naturaleza, integrarse en la interpretación de piezas musicales de la forma más armónica posible.

Afinación

¿Que es la afinación?
La afinación es la práctica que hace posible la altura real de cada nota, adaptando los valores teóricos estandarizados en la relación de intervalos y minimizando la distorsión o efectos inarmónicos del instrumento debidos a la estructura de los materiales y la misma naturaleza de las frecuencias.

Objetivos

Disfrutar de la correcta sonoridad del instrumento.

Fidelizar el sonido del interpretación musical al de la composición originaria. Conjugar el sonido del piano con otros instrumentos musicales. Generar las condiciones adecuadas para el instrumento musical y sus propiedades.

Periodicidad

¿Cada cuando se debe afinar?
En la visita domiciliaria se pautará la periodicidad del mantenimiento a realizar. Como norma general , se recomienda la afinación anual del instrumento.

A pesar de las mejoras técnicas, los materiales que conforman el piano siguen expuestos a los efectos variables de temperatura, humedad, uso, y otras variaciones que provocan la desafinación y la aparición de ruidos. Por ello la afinación es una práctica aconsejable periódicamente para corregir los desajustes derivados de los cambios atmosféricos, la tensión disipada o los posibles cambios de ubicación y traslados.

A lo largo de la historia se han utilizado diferentes temperamentos que han evolucionado, al igual que diferentes culturas utilizan sonidos característicos diferentes. El temperamento igual es el resultado de la evolución y la estandarización de la música occidental.

En pianos antiguos del siglo XIX la afinación aceptada por el instrumento suele ser entre La 432 Hz o el La 435Hz, dependiendo del estado de conservación del clavijero, por encima de estas frecuencias el instrumento se puede dañar sin mejorar el resultado sonoro.

Para aquellos pianos que durante unos años no han sido afinados es recomendable realizar una subida de tono gradual para hacer posible una afinación más estable sin dañar el instrumento con sobrecarga de tensión y facilitar la recuperación y efectos de la escala dúplex.